PREPRODUCCIÓN: PREPARANDO EL MATERIAL

28

La fase de preproducción es uno de los procesos más importantes dentro de una grabación

A pesar de que en algunas ocasiones no se tiene demasiado en cuenta, este periodo inicial es fundamental si queremos ahorrarnos serios problemas en el futuro. No es para menos. Una buena parte de las dificultades con las que nos podemos tropezar en el estudio (casero o profesional) tienen su origen en una pre- producción deficiente.  

Sound recording studio mixer desk

Una producción musical comienza mucho antes de comenzar a grabar. Hay muchísimo trabajo que hacer, decisiones importantes que tomar y aspectos artísticos que abordar antes siquiera de pisar el estudio de grabación. No es lo mismo grabar por pistas, que en directo. Al igual que no es lo mismo grabar una maqueta que grabar un disco. Cuando tenemos un repertorio entre manos y queremos registrarlo con la mayor calidad posible, la fase de preproducción es inamovible. 

Es entonces cuando tenemos que centrar toda nuestra atención en una buena planificación. Para ello hemos de plantearnos dos cuestiones fundamentales: ¿Qué vamos a grabar y cómo lo vamos a hacer? 

 QUÉ VAMOS A GRABAR  

  • Selección de repertorio. 
  •  Definición de estilo musical. 
  •  Definición del sonido de la producción.  
  • Definición de la finalidad de nuestra grabación.  

CÓMO LO VAMOS A HACER  

  • Decisión sobre la metodología de grabación.
  • Inventario de los recursos técnicos y económicos que vamos a necesitar.  
  • Elección del equipo humano.  
  • Preparación de los músicos implicados en la grabación.

Qué vamos a grabar 

 Una vez que tenemos un conjunto de canciones en las que trabajar, debemos de escoger las que mejor representarán el proyecto en su conjunto. No hay un criterio fijo para esto. La elección de un repertorio u otro responde a razones subjetivas. Pero siempre es recomendable hacer un balance en busca de cierta homoge- neidad.

Este primer paso definirá en buena medida el enfoque general de una grabación. Dependiendo de la relación que tengan las canciones seleccionadas entre sí, nos podemos mover entre dos extremos: trabajo conceptual o colección de temas.  

Working in recording studio

Por otro lado, puede que sencillamente queramos experimentar, improvisar y aprender sin ningún límite ni restricción. No hay nada de malo en ello. La experimentación es una de las principales fuentes de inspiración en la música y en el proceso de grabación.

Dar rienda suelta a nuestra imaginación siempre es buena idea si queremos encontrar ideas, resultados y conceptos que a posteriori puedan convertirse en una canción. No hay reglas escritas sobre cómo comenzar a grabar en un home studio. Pero incluso en estos casos esta es una decisión que hemos tomado previamente antes de comenzar a grabar.

¿Cuántas canciones vamos a grabar?

El número de canciones que vayamos a grabar incide directamente en el día a día del proceso de grabación. No es lo centrar todos nuestros esfuerzos en una sola canción, que ponernos a grabar diecisiete temas a la vez. Debemos optimizar nuestro tiempo y nuestros recursos según los objetivos que nos hayamos marcado.

Por esta razón es recomendable saber exactamente a qué estamos dedicando nuestro tiempo. ¿A qué proyecto pertenece esto que quiero grabar? ¿Se trata de una demo casera experimental donde no existe un límite determinado de canciones? ¿Se trata de un proyecto homogéneo de seis canciones relacionadas entre sí?  

Un mayor número de canciones significará una mayor inversión de tiempo y/o dinero. En el ámbito del estudio de grabación, donde normalmente habremos de alquilar la sala y contratar a un técnico, tendremos mucho menos margen si nuestro objetivo es grabar una cantidad considerable de temas. En el ámbito del home studio, si no vamos a contar con los servicios de ningún profesional externo (músicos de sesión, productor, arreglista, etc.) es principalmente una cuestión de planificación.  

En este sentido, nos puede ser de gran utilidad utilizar la clasificación tradicional de la industria discográfica. Esta sigue teniendo plena vigencia en la actualidad. No solo a nivel de marketing, sino a la hora de organizar el tiempo y los recursos que vayamos a utilizar durante la grabación.  

  • Una sola canción (single).  
  • Entre cuatro y siete canciones (EP).  
  • Entre ocho y quince canciones (LP).

Click en la Imagen

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí